banner_blog_bodybrite_web_FHD-1

Foliculitis o vellos enterrados, ¿cómo evitarlos?

¿Te ha pasado que después de depilarte o rasurarte, algunos de los vellos crecen debajo de la piel? En algunas ocasiones no pasa a mayores, sin embargo, en otras pueden volverse molestos, dolorosos, e incluso, peligrosos.

Los vellos enterrados o encarnados, también conocidos como foliculitis, suelen aparecer con más frecuencia conforme más te depilas, pues la piel se va haciendo sensible a los tratamientos y tarda en recuperarse cada vez más.

Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Protuberancias pequeñas, sólidas y redondeadas (pápulas)
  • Lesiones pequeñas, llenas de pus, que parecen ampollas (pústulas)
  • Oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación)
  • Dolor
  • Picazón
  • Vellos incrustados

 

¿Cuáles pueden ser las causas de los vellos enterrados o foliculitis?

Se trata de vellos que crecen de un folículo piloso curveado que, cuando están rizados de forma muy cerrada, crecen con dirección hacia abajo, de forma que en lugar de salir, se quedan debajo de la piel.

También puede suceder que, al afeitar la piel, provoques que los vellos que, de por sí, quedan con bordes afilados, se retraigan hacia la piel penetrándola sin haber crecido hacia afuera. Si acostumbras quitar los vellos con pinzas, generalmente hay varios que se parten, dejando un fragmento debajo de la capa exterior de la piel, provocando que vuelva a crecer dentro de la misma.

 

¿Por qué los vellos enterrados se inflaman y duelen?

La piel es nuestra primera capa protectora. Nos defiende de agentes externos y reacciona cuando alguno trata de introducirse rodeando al elemento con células que forman una barrera para evitar infecciones o mayores daños. Este mismo proceso se reproduce cuando un vello, aunque sea nuestro, se entierra en la piel, razón del enrojecimiento y el dolor que producen.

 

¿Qué puede pasar si me salen cada vez más vellos enterrados?

Generalmente no causan mayores problemas, sin embargo, hay circunstancias en las que pueden complicarse:

  • Si te rascas, podrías contraer una infección bacteriana porque, seamos sinceros, no te vas a lavar las manos antes de rascarte.
  • Si el vello crece demasiado, puede producir una hiperpigmentación y afectar cómo luce tu piel.
  • Si intentas sacarlos de alguna manera, podrías lastimar demasiado la piel provocando cicatrices permanentes o queloides.

 

¿Cómo evitar la foliculitis o aparición de vellos enterrados?

Para ayudar a prevenir vellos encarnados, evita afeitarte, depilarte con pinzas o con cera y opta mejor por tratamientos a largo plazo como la depilación permanente con láser o luz pulsada, pues su efecto ayuda a reducir el tamaño de los folículos pilosos y el crecimiento del vello.

 

En BodyBrite te ayudamos a evitar este problema, con nuestro tratamiento de depilación con luz pulsada intensa.

Nueva llamada a la acción

Topics: Depilación Permanente