banner_blog_bodybrite_web_FHD-1

¿Cómo combatir el estrés laboral?

¿Has llegado a tu casa del trabajo tan cansado, que parece que corriste un maratón?, ¿despiertas por la mañana con la sensación de que podrías dormir otras 10 horas?, ¿es medio día en la oficina y sientes que ya llevas 6 horas trabajando?, ¿con frecuencia te sientes irritado, de mal humor, ya no conversas con nadie fuera de la oficina y te hacen explotar cosas que parecen mínimas?, ¿se te olvidan cosas básicas como adjuntar los archivos a los mails o checar la tarjeta de salida?, ¿tienes la espalda tensa y con frecuencia te duele el cuello o la espalda baja?, ¿te enfermas más de 3 veces al año de gripa? Si respondiste que sí al menos a una de las preguntas, es probable que estés padeciendo estrés laboral. Según el Instituto Mexicano del Seguro Social, el 75% de los mexicanos padece fatiga por estrés laboral, superando a países como China y Estados Unidos.

Si bien las causas del estrés laboral son distintas para cada persona, existen algunas fuentes comunes de estrés en el lugar de trabajo. Estas incluyen:

  • Carga de trabajo: según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) México es el país en el que las personas dedican más tiempo de su vida al trabajo, un promedio de 2,300 horas al año; también es el país con menos días de vacaciones. Sin embargo, no garantiza números de productividad o desempeño, ya que el estrés laboral que pueden provocar el exceso de horas laborando, tener pocos descansos o manejar una carga de trabajo muy pesada, va minando la capacidad de las personas de entregar buenos resultados.
  • Funciones en el trabajo: no tener un papel definido en el trabajo, tener demasiadas funciones o responder a más de una persona, también genera estrés laboral. La estrategia de las empresas para cubrir más de una vacante con una sola persona, provoca un desgaste mayúsculo en los trabajadores.
  • Condiciones laborales:un trabajo que es físicamente extenuante o peligroso puede ser estresante. También lo puede ser trabajar en un empleo que lo expone a ruidos fuertes, contaminación o químicos tóxicos.
  • Mala gerencia: los trabajadores desarrollan estrés laboral, cuando son limitados en su posibilidad de participar en la toma de decisiones; también si la empresa carece de organización o si tiene políticas que no ayudan a conciliar la vida laboral con la familiar.
  • Problemas con otras personas: los problemas con el jefe o los compañeros de trabajo son fuentes comunes de estrés, sobre todo si se llega al mobbing, que es el bullying por parte de un superior o un par en el trabajo.
  • Miedo por su futuro: la inconsistencia en la seguridad laboral, las constantes amenazas de despido, o el bloqueo en el avance para hacer una carrera, son importantes fuentes de estrés laboral y una de las principales razones por las que hoy se abandona un empleo.
  • Estrés financiero: un estudio de Sodexo destaca que, en América Latina, al 76% de los empleados padecen de inseguridades financieras, variable que se ha convertido en una de las mayores causas de estrés a nivel mundial. En México, Lockton dio a conocer que 2 de cada 5 empleados se ausentan de su trabajo durante el año para ocuparse de asuntos financieros o de salud, mientras que una cantidad similar lidian con problemas de estos ámbitos en horario laboral y pasan al menos 3 horas a la semana pensando en ellos.

¿Cómo combatir el estrés laboral?

Tomar cartas en el asunto una vez que detectas que las cosas no andan bien contigo y el trabajo es un asunto de salud mental y física, pues, de hacerse crónico, puede acarrear problemas graves que van desde trastornos de ansiedad y depresión hasta el desarrollo de adicciones y enfermedades cardiovasculares.

Hay algunos consejos que puedes tomar para ver si disminuye tu estrés laboral y puedes balancear mejor tu vida:

 

  • Respeta tus horarios de trabajo: sabemos que hoy la tecnología te mantiene conectado 24/7, sin embargo, es mejor que evites ver cosas laborales cuando ya estás en casa, es demasiado noche, es fin de semana o estás de vacaciones. El horario laboral tiene la función de buscar que desempeñes tus tereas en él y no más allá de las horas en el trabajo.
  • Pide a tu jefe una descripción de tu puesto: conocer las tareas que te son asignadas es importante para no sentir que estás haciendo “de todo” y “nada”, así reducirás el estrés de no saber qué esperar cada día y tendrás la certeza de estar listo y preparado para realizar tus asignaciones.
  • Establece metas: tener un objetivo en conjunto con tu equipo y con tu jefe, ayudará a reducir el estrés de “trabajar por trabajar”. Tener una meta le dará rumbo a tus esfuerzos y hasta te ayudará a ser más organizado/a.
  • Expresa tus preocupaciones y aspiraciones: habla con tu jefe o con el personal de Recursos Humanos sobre lo que esperas de tu trabajo, de la experiencia que sabes que puedes aportar y de las aspiraciones profesionales que tienes. Será mucho mejor saber si hay posibilidades de cumplirlas o encaminarte hacia ellas en el lugar en donde estás.
  • Organízate: crea una lista de pendientes que puedas ir cumpliendo a lo largo del día y al finalizar revisa todo lo que hiciste, esto te dará mayor tranquilidad y te ayudará a notar un avance en lo que haces.
  • Aprovecha el tiempo libre: aunque sabemos que el día termina en cansancio, procura hacer al menos una hora de algo que te guste, ya sea cocinar, leer, caminar, armar rompecabezas, etc. Evita gastar tu tiempo recorriendo las redes sociales, y viendo televisión hasta quedarte dormido/a.
  • Ejercítate: el dicho que reza “mente sana en cuerpo sano” es viejo, pero no pierde vigencia. Parte de la acumulación de estrés pasa por no tener una manera de liberarlo. El ejercicio diario o al menos 3 veces por semana te ayudará a despejar la mente, mejorará la función de tu sistema circulatorio y endócrino y te hará descansar mucho mejor.
  • Tratamiento antiestrés: se vale darse una mano, sobre todo si estás trabajando tanto, con un tratamiento para descansar.

En BodyBrite puedes preguntar por el tratamiento BeOxy Relax. Se trata de un método antiestrés por medio de la aplicación de oxígeno, que combina los beneficios de la luz LED azul y música relajante para que logres liberarte del estrés del día.

Agenda tu cita y experimenta la relajación profunda que será el complemento perfecto de tu rutina de ejercicio o meditación, ya que también estimula la circulación y aporta energía.

 

 

Nueva llamada a la acción

 

 

Topics: Tratamientos faciales